Tlalpan, otro dolor de cabeza

En la encuesta, los votantes consideraron que Aceves es la que más ha dejado de cumplir tras 120 días de gobernar.
Adrián Rueda
07/03/2019

Cuando Morena ungió a Claudia Sheinbaum como aspirante a la Jefatura de Gobierno, sus enemigos internos le cobraron el favor, pues le impidieron nombrar a su sucesora en Tlalpan.

La nomenklatura que la impuso sobre Ricardo Monreal Martí Batres fue la misma que decidió que Patricia Aceves Pastrana fuera la candidata a la alcaldía tlalpense, jugada que valía la pena para Claudia.


 

Encuentran a bebé en tiradero ilegal de basura en tlalpan, cdmx.

Nadie imaginaba entonces que Paty —como le dicen sus cercanos— se le convertiría en un dolor de muelas, no solamente por su probada ineptitud para el cargo, sino por haberse rodeado de verdaderos rufianes.

La alcaldesa ha sido criticada por cosas tan tontas como apoderarse de la calle donde está su casa, pero también por la actuación de sus rapaces colaboradores cercanos.

Primero fue José Arturo Cerón Vargas, exdirector de Planeación, que tenía bajo su mando a 70 trabajadores, quienes denunciaron que les exigía la mitad de su quincena. Su cómplice era Karla Ivonne Chávez Álvarez, excoordinadora de asesores; ambos renunciaron al ser descubiertos.

Ahora el que brilla por sus aptitudes para el billete es José Alejandro Camacho Ventura, concejal morenista en esa alcaldía, autoproclamado consejero principal de la alcaldesa.

Tanto funcionarios como la misma Paty le han puesto la etiqueta de intocable; incluso los acuerdos de gobierno se realizan en la casa de la alcaldesa, en compañía de su esposo y del mismísimo Camacho Ventura.

Es tanto el poder del concejal —y consejero—, que es quien controla la Ventanilla Única de la alcaldía, donde se tramitan permisos o derechos casi para cualquier actividad.

Dicen que controla también el Centro de Servicios y Atención Ciudadana (CESAC) —donde trabaja uno de sus hermanos—, que es donde se reciben, registran y gestionan las solicitudes de servicios públicos.

Por si fuera poco, los trabajadores lo señalan como el que controla la administración de varios deportivos de la alcaldía; tiene gente en la secretaría particular de Paty y en la Dirección General de Administración, que maneja la nómina.

Camacho Ventura goza de automóvil de la alcaldía —sin tener derecho— y es el único concejal al que se le incluye en reuniones de directores. Dos veces por semana se lleva a la alcaldesa a dar recorridos para reportarle sus “gestiones”.

Su mano derecha es Israel Pérez, director general de Participación Ciudadana y Prevención del Delito, con algunas carpetitas pendientes en la Procuraduría de Justicia capitalina y en la Comisión de Derechos Humanos.

Tiene fuertes nexos con el área de Comunicación Social y los enjuagues de este grupito tienen de malas a la jefa de Gobierno, porque, además de haber gobernado Tlalpan, vive ahí, y a cada rato escucha reclamos vecinales.

 

 
Esta entrada fue publicada en CDMX, Tlalpan. Guarda el enlace permanente.